Sydney es la ciudad más grande y poblada de Australia y aunque muchos viajeros tienen a Melbourne en su ranking de preferidas, en mi viaje por Oceanía el primer puesto se lo llevó Sydney.

Mi recomendación es que reserves unos 4 días para explorar a fondo esta ciudad que tiene cantidad de atracciones culturales y lugares para comer o visitar.

Y, además, destines 2 días extra en tu itinerario: uno para pasar el día en la famosa Bondi Beach y otro para una excursión full day al Parque Nacional de Blue Mountains.

MIS 7 IMPERDIBLES DE SYDNEY

1- Royal Botanic Garden: es in-cre-íble, un oasis de 30 hectáreas de árboles, flores y plantas de cientas variedades para recorrerlo de punta a punta y respirar profundo. La entrada es gratuita y en su página oficial podés descargar el mapa y acceder a la info detallada para las visitas.

2- Opera House: es uno de las construcciones innovadoras más famosas del siglo XX y fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2007. Dentro del edificio se realizan obras de teatro, ballet, ópera y musicales.  Es un must para visitar tanto de día como de noche y para admirarlo desde diferentes ángulos: desde la bahía de enfrente y desde la propia costa del Opera.

3- Harbour Bridge: es un puente gigantesco que atraviesa bahía de Sydney y conecta el centro financiero con la costa norte, un área más residencial. Cruzalo caminando así vas disfrutando las vistas desde el aire de la ciudad y ves el Opera House desde la altura.

4- Museo de Arte Moderno: si sos fan de los museos y las muestras de arte contemporáneas, date una vuelta por este museo que además de contar con una estética súper atractiva cuenta con obras muy copadas. ¡Y no te vayas sin pasar por su shop que tiene objetos y recuerdos divinos!

5- The Rocks: es un barrio cerca del puerto con una movida súper copada. Acá vas a encontrar los bares más antiguos de la ciudad y también los restaurantes de lujo que son tendencia. Es el spot ideal para salir a comer y tomar unos drinks de noche y para explorar su mercado callejero durante el día.

6- Observatory Hill Park: desde acá vas a poder disfrutar de las vistas panorámicas de Sydney (sobre todo si subís a la terraza del edificio principal).

7- Milsons Point: podés tomarte el ferry para cruzar a este punto de la ciudad y sacar las mejores fotos con vistas al Harbour Bridge y el Opera desde el agua.

¿DÓNDE ALMORZAR?

The Butler: riquísimo, ambiente cozy y vistas increíbles a la city.

Museum of Contemporary Art: pedí una mesa en el rooftop para disfrutar del almuerzo.

The Apollo: sofisticado y de autor, para probar los mejores platos griegos en Sydney

LOS CAFECITOS MÁS LINDOS

Cabrito Coffee Traders: tiene un shop con productos sustentables y un café latte en tazón riquísimo.

Nook: en pleno barrio comercial este mini café con mesas en la calle tiene opciones saludables y orgánicas para el desayuno o el café de la tarde. El bol de paleo yogurth con granola casera y frutas es imperdible

Joy and the Juice: es el Disney de los jugos naturales, smoothies y licudaos con todas las combinaciones de frutas, verduras y energizantes orgánicos. Además hay una variedad de cafés súper tentadora. ¡Si entrás al menú de su web vas a querer probar todo!

¿DÓNDE COMER?

Jamie’s:  del famoso y extrovertido chef Jamie Oliver, un restaurante para probar sus mejores combinaciones de la cocina italiana. ¡Súper rico!

Pony: en el barrio The Rocks. Si te gusta el pescado,  el market fish con fregola es ex-qui-si-to.

Felix: con platos inspirados en la cocina francesa y un ambiente súper elegante. Ideal para una comida romántica de a dos.

¡PARA SALIR DE COPAS!

Obar: en un piso 47, es un bar giratorio con vistas 360 a la ciudad ¡Un espectáculo!

Opera Bar: es el Bar del Opera House, tiene muuuucha onda y se llena de locales y viajeros, por lo cual siempre está super lleno pero vale la pena buscar una mesita o un banco sobre el agua para tomar unos cocktails y ser parte de ese ambiente bullicioso pero cool a la vez.

El Camino: si quiés sumarle baile a la noche, este es EL point. ¡Siempre hay fila de gente para entrar!

LET´S GO TO THE BEACH!

El día de playa reservalo para Bondi Beach, una de las más famosas de Australia ¡y del mundo! Acá podés encontrar toda la info sobre cómo llegar y mis 7 imperdibles favoritos.

Si tenés un día extra, otra opción es conocer Manly Beach. Para llegar tenés que tomarte el ferry desde el puerto (sale U$S 18 el ticket ida y vuelta) y el viaje dura unos 30 minutos.

Mi playa preferida en Manly fue Shelly Beach y ahí mismo podés almorzar o tomar un coffee en The Boathouse (¡todavía sigo enamorada de ese lugar!)

UN DÍA EN LA MONTAÑA

Si guardaste un día más en Sydney, te recomiendo ir de excursión full day a Blue Mountain, un parque natural de montañas con una garganta de 700 metros de profundidad. El punto más alto es el monte Werong con 1215 metros. Lo ideal es que contrates un tour desde Sydney que incluya los traslados, el ingreso y la visita guiada.

Espero que te sirvan todos estos tips e imperdibles para tu próximo viaje a Sydney ¡y que puedas descubrir otros hallazgos para sumar a tu itinerario!