Conocé el famoso mercado callejero de Atenas en donde vas a encontrar los mejores productos y souvenirs locales en medio de un ambiente tan milenario como vibrante.

El mercado de Monastiraki es uno de los must que no podés perderte cuando pases por la capital griega. En el corazón de la ciudad, al pie de la Acrópolis y rodeado de las ruinas del antiguo mercado de Agora, el recorrido comienza en la plaza que lleva el mismo nombre y que es el punto de encuentro de locales y turistas las 24 horas.

Vas a encontrar muchas calles y seguro no sepas por dónde empezar ¡No te preocupes! Lo mejor es dejarte llevar por lo que más te llame la atención a medida que avances y vayas perdiéndote entre las peatonales al mejor estilo “elige tu propia aventura”.

Es que el mercado de Monastiraki te invita a eso: a perderte, a descubrir, a probar nuevos sabores, a observar todo, a preguntar (¡muchos vendedores hablan español!) a sorprenderte y poner a prueba tus cinco sentidos durante todo el recorrido.

Además de distraerte con tantas callecitas, también vas a marearte un poco con todo lo que hay a la venta: miles de hallazgos, algunos más clásicos como los amuletos de los ojos griegos (¡están por todos lados!) otros más modernos como sombreros de playa e imitaciones de anteojos y hasta los típicos souvenirs de bolsillo, como la Acrópolis en miniatura.

Mi recomendación es que no te vayas del mercado de Monastiraki sin comprar algún ítem (o todos) de la siguiente lista:

Un par de sandalias  (con algún detalle trenzado)

Un jabón de oliva (¡es natural y te deja la piel súper suave!)

Una esponja de mar (una chiquita para la cara y otra grande para el cuerpo)

Un amuleto del ojo griego (elegí la versión que más te guste: llavero, pulserita, collar o un dije y asegurate de estar protegida contra las malas vibras)

Aceite de oliva y aceitunas negras envasadas al vacío (Una delicia local)

Un par de pantuflas típicas para estar calentita durante el invierno (amo las de colores fluo y pompones rosas)

Un top o vestido blanco con bordados en color azul (están hechos a mano y son ideales para que lo lleves a las islas y lo estrenes con algún look de playa)

Especias (orégano y canela son mis preferidas)

Una botella de Ouzo (el típico licor de anís)

Un mini búho de bronce (el símbolo de la diosa Atenea, para atraer la sabiduría)

*CÓMO LLEGAR: Podés llegar en metro, bajándote en la estación Monastiraki y en la que, además, están expuestos los restos arqueológicos que aparecieron en la zona durante la construcción de la misma. Sino, podés llegar caminando desde la plaza de Syntagma a lo largo de la calle peatonal Ermou hasta el final de la misma (si elegís la última opción, asegurate de hacer un stop en la mitad para ver la mini Iglesia Bizantina de Kapnikarea, una joyita de la arquitectura y la historia griega)