En Byron Bay, una ciudad-pueblo de la costa de Australia, la gente camina descalza y va en bicicleta al trabajo, las verduras y las frutas son orgánicas, las cervezas se toman en la playa y los delfines comparten las olas con los surfers.

A la noche hay tanta oscuridad que pueden verse miles de estrellas en el cielo y, si tenés suerte, podés cruzarte con algún canguro o un koala entre los caminos del bosque.

A veces me olvido de que el lujo está en la naturaleza, en lo simple. Que la felicidad huele a tierra mojada y que tiene gusto a mar.

LAS PLAYAS

En las playas de Byron Bay los surfers son los dueños de la costa (¡y las olas, claro!) Si te animás, podés tomar una clase de surf en Soul Surf School y probar de qué se trata este deporte tan aventurero que es furor en este rincón de New South Wales.

La playa de Byron Bay, o Main Beach como la llaman los locales, es la playa principal y el punto de encuentro: surfers solitarios, familias, grupos de amigos, parejas, lugareños y viajeros recién llegados comparten esa porción inmensa de arena suave y clara que rodea el mar.

La siesta se duerme a la sombra de los árboles y al atardecer se despide el sol entre amigos y cervezas. No te vayas sin subir al mirador de la punta para disfrutar las vistas de la playa desde la altura o ver a los surfers en acción.

Si preferís un poco más de tranquilidad y exclusividad, tirá la lona en Wategos Beach. Acá también vas a encontrar sufres pero no en patota. Es el spot ideal para descansar o practicar un poco de yoga. Al lado está Little Wategos Beach, un refugio playero para nadar y hacer snorkeling.

En Tallows Beach, en cambio, no es recomendable surfear y el mar es peligroso inlcusive para nadar. Es una playa para caminarla y tirarse en la arena patas para arriba. Desde el Lighthouse podés disfrutarla desde la altura: ¡la postal es increíble!

LAS CAMINATAS

El camino del Lighthouse, el famoso faro ícono de Byron Bay, es una de las travesías más lindas y aventureras. Eso sí, calzate las zapas y no te olvides del protector solar porque vas a caminar ¡y mucho! Podés empezar el camino justo enfrente de Beach Hotel sobre Bay Street y desde ahí seguir el camino que bordea la playa hasta que se convierte en Lighthouse Road.

Antes de llegar al faro, vas a pasar por Byron Cape, el punto más oriental de Australia. El camino de descenso conviene tomarlo por el lado de Tallows Beach, atravesando el bosque hasta Lee Lane.

MI CAFÉ PÉREFERIDO

De General Store me encantó el ambiente relajado, su carta orgánica y su ubicación histórica que sigue respetándose cada año. El bowl de acai orgánico, arándanos, banana y coco es la gloria. El café podés tomarlo con leche de almendras, de coco o de soja. Acá, también probé la famosa “kombucha” hecha en Byron Bay (The Bucha of Byron), una bebida milenaria a base de té dulce fermentado. Suena raro pero tiene efectos muy poderosos en la salud.

Otros cafecitos que no podés perderte:

Sparrow Coffee

Bayleaf

Tully´s

MI RANKING DE TIENDAS

El centro de Byron Bay es un homenaje al diseño, a la estética y el gusto por los detalles. Vas a encontrar cantidad de tiendas de indumentaria, de objetos para la casa, de libros y de accesorios. Andá temprano: a las 5 de la tarde cierra la mayoría de los negocios (¡a veces antes!).

Estos son mis shops preferidos que seguro van encantarte:

1- Marr- Ket: esta marca inspirada en Marruecos con productos étnicos hechos a mano, lidera el ranking de mis tiendas preferidas de Byron. Podés encontrar desde alfombras marroquíes hasta aceites esenciales que ayudan a recuperar el buen humor y el equilibrio. ¡Amor total por cada rincón de esta tienda!

2- Brick Laye: hacé espacio en la valija porque vas a querer llevarte ¡todo! Los estampados floreados de sus monos y vestidos son únicos y las telas son de una calidad impecable. No te olvides de darle un vistazo al perchero de SALE y a los accesorios: hay carteras de bamboo y anteojos de sol vintage que son un hit.

3- The Book Room: imposible no incluir esta tienda de libros en mi ranking. Es como un Book Depository pero en vivo y en directo. Además tiene un shop con postales muy copadas pintadas a mano y con mensajes creativos.

4- Spell & The Gipsy Collective: esta marca de indumentaria femenina boho-chic es todo lo que está bien. Sus diseños son para soñar despierta y vas a querer probarte todos los vestidos. Además, la tienda está en una esquina divina y sus detalles con instalaciones de flores, madera y plumas van a encantarte.

5- Nikau: en este refugio verde, además de plantas y suculentas vas a encontrar accesorios en cerámica hechos a mano, velas y piezas de joyería one of a kind.

DÓNDE ALMORZAR

No podés irte de Byron sin un almuerzo en Combi: no sólo el lugar tiene una onda tremenda sino que vas a comer riquísimo y súper sano a la vez. Los smoothies tienen una carta aparte y te va a costar decidirte por uno, ¡todos son recontra tentadores! Yo elegí el de frutilla, banana, avena y coco: inolvidable.

UNA COMIDA ÉPICA

En The Mez Club vas a probar los platos más ricos de Byron Bay ¡inspirados en la cocina griega! Los ingredientes que usan son todos frescos y de un sabor exquisito. El humus tibio con pan de pita es imperdible y el pescado con limón, sal y pimienta (así de simple y rico, como lo sirven el mediterráneo) es una gran opción como segundo plato.

La carta de tragos es estupenda. Mi elegido es la copa de vino rosado con notas de pomelo y mandarina. ¡Chin chin!